Noticias Tiempo Libre
Inicio / Museos / MAC: templo para conectar vocabularios

MAC: templo para conectar vocabularios

(Caracas, junio).- 2388: Conectando Vocabularios. Stefan Umærus se titula la más reciente exposición inaugurada en el Museo de Arte Contemporáneo, un discurso curatorial que el público empezó a disfrutar en la sala 7.

En esta emblemática morada del arte, la cual a juicio del artista sueco, artífice de esta muestra resulta: “un templo de la modernidad, el posmodernismo y lo contemporáneo por la colección representativa de la FMN-MAC de obras emblemáticas de creadores icónicos como Matisse y Picasso, entre otros”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para profundizar en este proyecto conversamos con la esposa de este creador, la venezolana Chely Depablos, quien ha desarrollado en conjunto esta propuesta con su consorte.

Nos explica que el proyecto es un mensaje de reconciliación y paz, el cual empezaron a llevar a cabo en 1990 y fusiona dos experiencias vividas por Umærus: los hechos históricos ocurridos en la Plaza de Tiananmen, el 4 de junio de 1989, en China, los cuales sucedieron cuando el artista se encontraba viviendo allí entre 1988 /89 como estudiante del idioma mandarín en la Universidad de Estudios Exteriores de dicha ciudad. “El transmutó los acontecimientos históricos en poesía, pintura y en el libro”.

Así mismo, la vivencia en Marais, París, Francia, específicamente inspirándose en la premisa de las Siete Artes y las Siete Virtudes de Sébastien Bourdon, una serie de pinturas de la Corte Francesa del siglo XVII de La Galerie de Phaeton, suerte de puente para empapar al pueblo de sabiduría mientras transitaban. “Stefan pensó que quería hacer una réplica 400 años en el futuro y por eso el proyecto se llama conectado vocabularios 2388, pero con la lectura de lo que él había vivido en China”.

Cabe destacar que como el mismo Umærus lo afirma, aunque su proyecto está inmerso en sus experiencias particulares, la inspiración del mismo es el arte moderno y posmoderno, un universo que lo llena totalmente.

14 obras en gran formato y 12 paneles de poesía, un libro del artista, el diario, poemas y 8 pinturas abstractas de pequeño formato forman parte de esta muestra en la cual resaltamos que los poemas y el diario fueron escritos originalmente a mano, día a día, tal como se desarrollaban los sucesos y las pinturas fueron realizadas en Nueva York, en 1991.

Depablos evoca con emoción su historia con Umærus, lo conoció el 15 de marzo de 1990 durante una cena de trabajo donde había varios artistas, “me senté al lado de él y nunca más nos separamos”. Las galerías que tuvieron juntos y el devenir profesional de ambos son algunas de las anécdotas que narra.

Nos cuenta que llegó a Chicago, Estados Unidos, en 1980, para estudiar idiomas; luego trabajó en la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, cuando la transfirieron a la Gran Manzana entró a la universidad y estudió administración de las artes, en ese devenir amante de la cultura y sus expresiones, se dedicó a las galerías y posteriormente al perfume, otra inspiración sublime para el espíritu y para acariciar nuestros sentidos, empresa que actualmente lleva adelante.

Esta es una exposición que sin duda te conectará con múltiples vocabularios y lenguajes como la poesía y la plástica, la cual no te puedes perder. (FIN/ FMN/MAC/ Teresa Quilez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *